English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 21 de octubre de 2010

A no confundir: Ya están modificando el clima artificialmente

Relacionado al tema de la geoingeniería, tratado en la publicación anterior, aparecen las chemtrails. Como primera aclaración, debemos decir que éstas no deben ser confundidas con las estelas de condensación o Contrails. Para aclarar esta ''confusión'', pasaremos a explicar que son unas y otras y profundizaremos en la geoingeniería. 

Estelas de condensación o Contrails





Las estelas de vapor, estelas de condensación o Contrails, son líneas visibles de agua condensada proveniente del escape de los gases que produce la combustión en motores de avión. Los gases calientes del escape se enfrían al contacto con el aire circundante, pudiéndose transformar en una nube de pequeñas gotas microscópicas y si el aire esta suficientemente frió se formara una nube de minúsculos cristales de hielo. Se puede apreciar fácilmente en los coches de calle, también producen condensación de agua en sus escapes y no es raro ver como caen unas gotitas de agua de vez en cuando. Aunque es evidente que nos encontramos con diferentes condiciones de temperatura presión, combustión y formas diferentes de emisión de gases. No debemos olvidar que los aviones son un medio de transporte, donde no se regulan las emisiones o son prácticamente de broma, frente a un constante aumento en la cantidad de vuelos.

También podemos apreciar unas líneas blancas que se producen al final de las alas y alerones de los aviones, llamadas wingtip vortices, pero no deben confundirse con los Contrails producidos por combustión. Son unos remolinos acescentes que se forman al final del ala. El giro a altas velocidades produce bajas presiones en su interior. Se hacen visibles cuando condensan el vapor de agua que hay en el aire por sus condiciones de presión (como lo hace un huracán).

Los principales productos resultantes de la combustión de hidrocarburos son el dióxido de carbono y el vapor de agua. A grandes altitudes el de vapor de agua surge en un ambiente frío, este aumento local puntual de vapor de agua en el ambiente (humedad relativa), puede empujar el contenido de agua del aire hasta un punto de saturación o punto de rocío (saturación de humedad del 100%). El vapor es condensado entonces en diminutas gotas de agua o cristales de hielo y "en ambas dos". Se producen entonces millones de gotitas de agua o cristales de hielo (según la temperatura) que forman los caminos de vapor en el cielo o contrails. La pura transformación del vapor emitido tras los motores de un avión en contrail, se ve condicionada, a los factores de todo movimiento.

Las estelas de vapor "normalmente" se forman por encima de 8.000 metros (26.000 pies). Cuando la temperatura está por debajo de -40 ° C. La mayor parte del contenido de la ''nube'' proviene del agua atrapada en el aire circundante. A gran altura, el vapor de agua enfriado, requiere un disparador para propiciar su salida y la condensación en forma de contrail. El dispositivo de escape del avión actúa como este, ayudando a su vez, que el vapor se convierta rápidamente en cristales de hielo. Casi siempre, pero no siempre estas y otras condiciones facilitan la formacion de Contrails.


Estelas químicas o Chemtrails

Normalmente, Chemtrails y Contrails, tienden a ser ''confundidos''. Dependiendo a cual de las dos se quiera desacreditar, es que se engloba a una dentro de la otra como si fueran lo mismo. Pero la realidad es que las dos existen y son cosas diferentes. Las estelas de vapor se dan ''naturalmente'' por las condiciones químicas que viéramos anteriormente y las estelas químicas, son provocadas artificialmente. Pasemos ahora a hablar de estas últimas.   

Las chemtrails son un fenómeno que consiste, en que algunas estelas de condensación (o de vapor) dejadas por aviones no son tales, sino que en realidad están compuestas por productos químicos. La verdadera naturaleza de las chemtrails es conocida por sólo unos pocos y su objetivo sería causar daños de algún tipo a la población.

Chemtrail es una abreviación del inglés chemical trail, que traducido literalmente significa estela química. El vocablo fue utilizado por vez primera por el periodista William Thomas en 1999, aunque la primera descripción del fenómeno data de 1997, por Richard Finke. No debe confundirse este término con la dispersión de sustancias químicas para fines reconocidos (fumigación, exhibiciones aéreas, etc.), las cuales no dejan de ser agresivas para la salud humana y el medio ambiente en general. 

Existen algunas hipótesis sobre su propósito: control del clima (para mitigar los efectos del ''cambio climático'', o tal vez para provocarlos), usos militares, comunicaciones, radar, guerra biológica/química, propagación de enfermedades.

Existen a su vez, las siguientes evidencias:

- Tiempo de permanencia: El tiempo que permanecen en el aire los chemtrails excede ampliamente el de las estelas de condensación, llegando a persistir durante horas. Para los defensores de esta teoría, las estelas que duran mucho tiempo son necesariamente chemtrails. 

- Inexistencia del fenómeno antes de los años 90: Se asegura que este fenómeno aéreo ha aparecido a partir de los años 90, mostrando claras diferencias respecto a las estelas de condensación y las nubes normales.

- Chemtrails a baja altura: las estelas de condensación aparecen, salvo cuando el aire es muy frío, a alturas superiores a los 8.000 metros, como se dijera anteriormente, sin embargo las chemtrails se avistan a alturas inferiores considerablemente inferiores, por lo que no se podría tratar de simples contrails.

- Existencia de documentos sobre armas experimentales: En el Space Preservation Fact del 2001 aparece un listado de “armas exóticas” que deben ser prohibidas entre las que se encuentran las chemtrails. También existen documentos que demuestran el interés de los militares por controlar el clima. Esto es interpretado como una prueba de que dichas armas existen.

- Oscurecimiento global: Existe interés en estudiar el efecto de las estelas de condensación en el clima y el ''cambio climático''. Debido a que las estelas dificultan la llegada de la luz del Sol, se considera que podrían tener efectos mitigadores en el calentamiento terrestre (a este efecto se le llama oscurecimiento global). La existencia de este interés demostraría que las chemtrails forman parte de un programa de modificación del clima.

- Patrones en el cielo: Los chemtrails crean en ocasiones patrones en el cielo (líneas paralelas, líneas que se cruzan, etc.). Esto es interpretado como prueba de que se pretende que el chemtrail cubra una gran área. Asimismo (como podrán observar en los videos), los aviones rociadores vuelan de maneras muy particulares, completamente diferentes a que si fuera un simple avión de pasajeros. Asimismo, en algunos lugares se utiliza más de uno volando al mismo tiempo.  

- Aparición de enfermedades: Se han apuntado la aparición de nuevas enfermedades tras el surgimiento de los chemtrails, lo que constituiría una prueba de que forman parte de un programa de genocidio de la población

- Detección de olores y sustancias: Se han detectado olores tras la fumigación, con lo cual se estaría comprobando, en parte, la utilización de productos químicos. Asimismo, se ha detectado bario y aluminio en muestras del suelo tras aparecer chemtrails, así como bacterias.

- Existencia de coloración en las nubes: Las nubes deben ser de color blanco, la existencia de nubes de colores se considera prueba de que están formadas por productos químicos.

- Activación y desactivación del chemtrail: Se interpreta que no pueden ser estelas de condensación, ya que no resulta creíble que zonas cercanas de la atmósfera presenten condiciones tan dispares.

- El chemtrail no sale de los motores del avión: Si se tiene en cuenta que las estelas de condensación salen de los motores de la aeronave, la existencia de estelas que no salgan de ellos constituye una prueba de que no son tales y esto es lo que ocurre cuando se rocían Chemtrails.

- El avión no es visible al radar: ''Extraño'', pero cierto. Los aviones rociadores de Chemtrails, no logran ser detectados por los radares. 

Sobre el final de esta publicación, les dejamos dos videos que muestran el rociamiento de Chemtrails; uno en Yucatán, México (agosto de 2010) y el otro que muestra imágenes de York, Nueva Jersey y Pensilvania, en Estados Unidos (primavera de 2010). Las estelas químicas se desprenden de algo mayor: la Geoingeniería. A continuación, ampliaremos sobre este tema. 

Geoingeniería





La ingeniería atmosférica o geoingeniería, que busca alterar artificialmente el clima de la Tierra y reducir así el ''calentamiento global'', tiene sus seguidores, pero los científicos advierten sobre este nuevo campo de investigación y sus posibles riesgos. Asimismo, de esta primera afirmación de reducir el ''calentamiento global'' y teniendo en cuenta algunas teorías de conspiración, podemos arribar a una primera conclusión: el ''cambio climático'' es un instrumento para distraer la atención de lo que realmente está en juego, que sería el control de la población mundial y la geoingeniería (con la que se controla el clima), sería un paso muy grande hacia ello. Tal vez, una prueba contundente sería que uno de los empresarios que ha apoyado estos métodos es Bill Gates (''donó'' 4,5 millones de dólares), conocido eugenista (ver nuestra publicación del día 13 de octubre de 2010, Grupo Bilderberg 3: Eugenesia). 


Volviendo al tema específicamente, "la ingeniería climática a gran escala nunca se ha probado y puede ser peligrosa, pero su potencial técnico existe", dijo David Keith profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Calgary en Canadá.

La geoingeniería se basa en el principio de que hacer ajustes a la atmósfera, con técnicas como la producción de aerosoles estratosféricos de azufre o la modificación de la reflectividad de las nubes, podría reducir las temperaturas globales. "Debemos evitar precipitarnos y pretender que sabemos arreglar la mecánica atmosférica", señaló James Fleming, profesor de ciencias en el Colby College en Maine (noreste de Estados Unidos), para quien la geoingeniería no es una panacea contra la acumulación de las emisiones de gases de efecto invernadero, sino sólo un medio para minimizar sus efectos.

Uno de los métodos ''preferidos'' por los geoingenieros, es la “fertilización” de los océanos con hierro, para que absorban grandes cantidades de CO2 y el “sembrado” de partículas especiales en la atmósfera, para que dispersen un porcentaje importante de la radiación solar que recibe el planeta. Pero, si esto fallara la situación climática empeoraría considerablemente, llegando a niveles desconocidos completamente.   

Los modelos informáticos para medir todas las consecuencias de las técnicas de geoingeniería tienen sus límites, advirtió en tanto Martin Bunzl, profesor de Climatología de la Universidad Rutgers (Nueva Jersey). Al actuar sobre las nubes existe el riesgo de perturbar las precipitaciones, como el monzón en Asia, recordó. Según Bunzl, esto supone un peligro potencial real de reducción de la producción agrícola a nivel regional que podría afectar a millones de personas.

Phil Rasch, climatólogo del Departamento de Energía de Estados Unidos, dijo que "ninguno de los investigadores que trabajan actualmente en geoingeniería piensa que es momento de poner en práctica este nuevo enfoque".  "Hoy sabemos mucho más, nuestras herramientas de investigación son mucho mejores y tenemos mayor experiencia sobre el sistema de la atmósfera terrestre", argumentó.

Hasta ahora, "la mayor parte de la investigación en geoingeniería se limita a los modelos informáticos", explicó Fleming y agregó que hay muy poca financiación pública en Estados Unidos y Europa sobre esta nueva ciencia.

Mención aparte merece el debate sobre el uso de la geoingeniería con aplicaciones militares. Basta recordar iniciativas como la Operación Popeye, un proyecto militar de Estados Unidos emprendido entre 1967 y 1972, durante la Guerra de Vietnam. Dicha Operación consistía en sembrar las nubes con yoduro de plata, con lo cual las condiciones del Monzón se extenderían sobre el territorio de Laos, de modo que la lluvia continua ralentizara el tráfico de camiones con armamento y víveres. Sin ánimos de alarmar, si ese tipo de iniciativas tenían lugar hace 40 años, ¿qué no se podría hacer con los ''avances'' actuales?

Videos sobre las Estelas Químicas




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscá en Internet

Movimiento Alternativo Enclave Sur

Loading...