English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 17 de octubre de 2013

Territorios libres de transgénicos


En Costa Rica existen 63 gobiernos locales que se han decretado como “territorios libres de transgénicos” lo cual corresponde a un 77% del territorio costarricense. Este logro es el fruto de un arduo trabajo por parte de organizaciones ecologistas y campesinas a lo largo de más de ocho años de campañas informativas, marchas, acciones legales, festivales y una infinidad de actividades relacionadas a la defensa de la semilla campesina. Como parte de estas movilizaciones, en el día de ayer, Día Mundial por la Alimentación, se presentó en la Asamblea Legislativa costarricense el proyecto de Ley de Moratoria a la Liberación de Transgénicos el cual se nutre de las 63 declaratorias municipales que lo anteceden.
En noviembre de 2012 la transnacional semillera Monsanto a través de su subsidiaria Delta & Pine Land presentó una solicitud para liberar cuatro variedades de maíz genéticamente modificado, petición que ha sido rechazada hasta el momento debido a la resistencia que se ha generado a causa de la controversia que genera la posible contaminación genética de las variedades locales de maíz.
La presentación de la propuesta de la moratoria indefinida a los cultivos genéticamente modificados es liderada por la Federación Ecologista Costarricense (FECON) en coordinación con el Bloque Verde. El agrónomo Fabián Pacheco, miembro de FECON y de la Red por una América Latina Libre de Transgénicos (RALLT) fue entrevistado por un medio comunitario latinoamericano a una semana de la presentación del proyecto de ley en el parlamento tico.
“Nos reuniremos el 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación, ecologistas, campesinos, indígenas y representantes de los gobiernos locales frente a la Asamblea legislativa para dos cosas. Para hacer un homenaje a quienes cuidan la semilla es decir a las personas del campo, y para llamar la atención de la importancia que tienen las semillas y la importancia que tiene prohibir los transgénicos en Costa Rica como una herramienta eficaz para la protección de este patrimonio agrícola local, porque estas semillas criollas no pueden coexistir con las transgénicas según señaló el ingeniero agrónomo.
Esta propuesta apuesta por una moratoria indefinida a los organismos genéticamente modificados, por lo que Pacheco señaló que “con esto pretendemos cerrar de una vez por todas a los organismos transgénicos en este país y hacer que se respete el sentir popular de 63 gobiernos locales de un total de 81 que han votado en contra de esta tecnología”.

Irrupción en conferencia de CropLife
El viernes 11 de octubre CropLife ofreció un seminario para periodistas de Costa Rica, El Salvador y Guatemala denominado “La ciencia detrás de la agricultura, el reto para la alimentación para el año 2050”.
Grupos ecologistas señalaron que detrás de dicha conferencia no había ciencia, sino una estrategia para adoctrinar a los medios de comunicación en un discurso pro transgénico en favor de sus negocios en la región. CropLife es una agrupación de compañías productoras de agrovenenos (plaguicidas y fertilizantes, principalmente) y semillas transgénicas, y no hacen ciencia objetiva. En su sitio web se puede encontrar parte de su presentación donde manifiestan que “representamos a Bayer CropScience, FMC, Syngenta, Basf, Sumitomo Chemical, DuPont, Dow AgroSciences, Monsanto y Arysta LifeScience”.
En los países que siembran transgénicos se persiguen a los agricultores como delincuentes. Sólo Monsanto para 2012 en Estados Unidos ha presentado demandas sobre 410 pequeños agricultores y 56 pequeñas granjas, obteniendo en un total de 77 litigios judiciales ganancias de 23,7 millones de dólares (reporte en inglés). “Las patentes sobre el patrimonio agrícola mundial son inaceptables y lucharemos para desterrarlas de Costa Rica, las semillas son patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad”, afirmó la dirigente activista Zahira Garita del Bloque Verde.
Por su parte, el ingeniero agrónomo Eduardo Agüero afirmó con respecto a estas compañías que mienten descaradamente cuando nos dicen que sus transgénicos son la solución al hambre en el mundo. Con semillas patentadas no hay acceso por parte de los campesinos y hambrientos del planeta a las semillas. Sólo imponen dependencia a sus tecnologías y por lo tanto generan sistemas agrícola vulnerables. Según datos oficiales de la FAO, Costa Rica tiene mucho mejores rendimientos en producción de maíz que Honduras, y nos quieren cambiar oro por cuentas de vidrio, con el maíz transgénico alardeando de los rendimientos transgénicos de Honduras”.
Monsanto, DuPont-Pioneer y Syngenta controlan el 95% de los transgénicos a nivel global, además controlan el 55% del mercado global de todo tipo de semillas comerciales. Junto a Dow, Bayer y BASF, controlan el 100% de los transgénicos agrícolas, lo cual no tiene precedentes en la historia de la agricultura. Las seis trasnacionales de agro-transgénicos son original y fundamentalmente fabricantes de agrovenenos (www.etcgroup.org).
El licenciado en Salud Ambiental de la Universidad de Costa RIca, Daniel Montealegre, indicó: “Poner en riesgo nuestra herencia campesina con la contaminación transgénica de genes -que de ninguna forma natural hubieran llegado a las plantas y que además están patentadas-, es inaceptable. Además, es igualmente inaceptable ver a funcionarios públicos –incluso de universidades públicas- al servicio de la privatización de la vida y las semillas, para que empresas como las que representa CropLife hagan su negocio privado y lucren imponiendo patentes, venenos, monocultivos y muerte sobre el bienestar de nuestros pueblos y nuestra agricultura ancestral”.
Finalmente los grupos ecologistas retaron a CropLife a un debate televisado el primer lunes de noviembre en el programa Era Verde de Canal 15 de 8 PM en adelante. El colectivo Era Verde indicó que “nos alegraría que la compañía por fin dé la cara en el debate público. Su ausencia y silencio en el debate nacional contra la siembra del maíz transgénico ha sido evidente”.
Por su parte, Henry Picado de la Red de Coordinación en Biodiversidad comentó que “la empresa habla de objetividad científica pero no les creemos nada a sabiendas que ellos son dueños del 100% de este negocio. La manipulación de la información sobre los riesgos e impactos de los transgénicos debe terminar. También debe terminar ya la intromisión de intereses privados dentro de las instituciones y centros de investigación públicos, como ministerios y universidades”.
Esta acción informativa se hizo en el marco de la campaña Pura Vida sin transgénicos en la que se ha logrado declarar el 77% del territorio costarricense libre de cultivos transgénicos y días antes de que se presente un proyecto de ley para declarar moratoria nacional a la liberación y cultivo de organismos vivos modificados (transgénicos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscá en Internet

Movimiento Alternativo Enclave Sur

Loading...